CAZUELAS DE BARRO

Los guisos de carne tienen un sabor especial si están hechos en cazuelas de barro, muy típicas en marruecos ya que se usan para servir muchos de los platos más importares.  

La importancia de la cazuela de barro

La arcilla es un material abundante, el más natural y por lo tanto totalmente reciclable. Se ha empleado durante miles de años por el hombre en la cocina.

Son bastantes frágiles así que ten tacto con su cuidado.

Cocinar en barro es una tradición ancestral que nos conecta con las primeras poblaciones que desarrollaron el arte cerámico para un uso tan primario como cocinar, almacenar o servir alimentos y bebidas.

La forma que presentan se fija de forma permanente a través de la cocción y pueden estar vitrificados, esmaltados y/o decorados.

Ventajas que proporciona

  • Mantienen el calor durante largo tiempo.
  • Es cierto que pueden resultar un tanto pesadas y frágiles, para lo cual debemos reservarles un hueco específico en nuestras alacenas y cuidarlas para que se conserven en buenas condiciones.
  • Teniendo en cuenta que su uso es bastante esporádico, hacer una buena elección en el momento de la compra nos permitirá disfrutar al máximo de un método de cocción con el que obtendremos platos sabrosos y llenos de tradición.
  • Una de las ventajas de las ollas de barro es su porosidad y su capacidad para permitir que el vapor excesivo se escape y se mantenga el grado de humedad necesaria para que los alimentos se cuezan mejor.
  • Son idóneas para la elaboración de comidas tradicionales, la preparación de alimentos de una forma lenta, como los guisos con legumbres,  estofados de carne y verduras, que necesitan de 2 a 3 horas de cocción.
  • También son excelentes sobre todo para cocciones en seco, con muy poca agua o al horno, como el cochinillo, el cordero y también los arroces.

Como mejorar el rendimiento

En las cazuelas de barro podemos cocinar prácticamente cualquier alimento pero debemos tener en cuenta algunos trucos que mejorarán su rendimiento:

  • Calentar lentamente y a fuego suave para subir progresivamente y no colocar sobre el fuego fuerte directamente.
  • No colocar nunca la cazuela de barro vacía sobre el fuego o conteniendo alimentos congelados o demasiado fríos ya que el cambio de temperatura puede provocar el agrietado.
  • Para evitar el peligroso contraste de temperaturas tampoco debemos lavar los utensilios de este material cuando aún están calientes, mejor esperar a que se enfríen.
  • Al tratarse de un material poroso es conveniente reservar unas para las preparaciones saladas y otras para las dulces, con el objeto de evitar cierta transferencia de sabores.
  • Lavar con agua y jabón y no usar estropajos o esponjas metálicas que puedan dañar la superficie.